Masajes

Un masaje es un momento en el que nos damos la oportunidad de cuidarnos, querernos, estar con y para nosotros mismos, con todo lo que eso implica.

Abandonarse durante un tiempo y observar nuestra respiración, nuestra mente, relajarnos, visualizar nuestro interior, exterior y lo que nos rodea.

Es uno de los mejores tratamientos de salud y de belleza que existen, nuestras células son capaces de regenerarse mejor, la circulación sanguínea se activa, la linfa también, respiramos mejor, nos oxigenamos.

Existen masajes de muchas clases, mas tranquilos, relajados, sosegados, otros más dinámicos, de cuerpo entero, locales, cabeza, pies, faciales….

Todos buenos, todos válidos, solo depende de que necesitas en cada momento.

El masaje es nuestra especialidad, damos y enseñamos distintas técnicas, sobre todo orientales.

Descubre, Disfruta, Regala.

Masajes Kobiido
Kobiidoes un masaje facial que deriva del masaje Anma tradicional de Japón, tiene más de 500 años de antigüedad y estaba reservado para la emperatriz, fue pasando de linaje en linaje por transmisión maestro-alumno
El masaje facial japonés no trata únicamente la capa superior de la epidermis como lo hacen los suaves masajes occidentales, sino que trabaja profundamente los meridianos y los denominados “tsubos” faciales – o canales energéticos del cuerpo – consiguiendo activar los nervios de esta zona y estimular el flujo de “Ki” (energía vital) para lograr un completo equilibrio.

Las doctrinas orientales no conciben la salud, y por tanto la belleza, sin un equilibrio entre cuerpo y mente, y como bien es sabido que la cara es el espejo del alma, es esta zona de la anatomía humana la que mejor refleja cualquier desorden o alteración tanto física como mental.

Kobiido se realiza en la cara, cráneo, cuello y escote y es una técnica basada en movimientos de percusión, combinados con masajes profundos que trabajan la musculatura subcutánea mejorando así el transporte de sangre, eliminando toxinas, oxigenando tejidos y estimulando la producción de colágeno y elastina, sustancias responsables de la buena calidad de la piel. Sólo cuando la circulación sanguínea y energética puede hacer su trabajo sin trabas, se pueden reparar células y rejuvenecer.

Al igual que el ejercicio físico aumenta el flujo de sangre a la zona que se trabaja, las maniobras de este masaje están diseñadas para realizar esta misma función, es un ejercicio físico para la musculatura específica del rostro, cuello y cabeza, con ello obtenemos resultados para ayudar a mejorar la salud. La terapia tiene varias etapas con movimientos destinados a activar la circulación, otros que relajan musculatura contraída, puntos y zonas por donde el Ki pasa de un meridiano a otro, esta etapa energética activa la energía y los nervios, produciendo un brillo radiante.

El efecto es de “cara descansada”, las huellas del cansancio se borran y la tersura y lozanía de la dermis se recobran. Es importante entender que los efectos son acumulativos, cuando se recibe un tratamiento continuado, se consiguen atenuar arrugas y flacidez y se mejora la textura general de la piel, pero además es una técnica muy relajante que nos ayuda combatir el stress y mejorar el dolor por ejemplo de migrañas, eliminando además la tensión acumulada en los músculos faciales y el cuello, actúa incluso en el estado de ánimo y la autoestima de la persona, esta parte del tratamiento es palpable desde la primera sesión.

Fue desarrollada para mejorar la salud, aumentar la longevidad y prevenir la aparición de las enfermedades antes de que estas aparezcan, pero paralelamente al ser administrado de manera correcta aumenta la belleza de la piel.

La técnica como comentamos combina diversas técnicas de masaje como son la percusión, golpeteos, fricciones, etc, con un ritmo rápido y rítmico, a no ser que el tipo de piel que tratemos nos pida maniobras mas lentas y suaves como el caso de pieles con problemas de vascularización, couperosis, etc, en estos casos Kobiido ayuda gracias a la mejora de la circulación sanguínea, además se complementa con maniobras drenantes y rutinas de Shiatsu facial.

MASAJE NEURORELAJANTE

Un delicioso masaje suave y rítmico que nos ayuda a relajar nuestras terminaciones nerviosas y entrar en un estado meditativo a través del cual dejamos salir nuestras emociones ocultas además de “aparcar” nuestra mente que tanto nos cuesta desconectar.

El masaje neurorelajante es una trabajo muy profundo pero que se realiza a través de una manualidad muy suave en la que no se realiza fuerza de ningún tipo sobre el tejido lo que permite poder realizarlo en la práctica totalidad de personas y que lo puedan trabajar todo tipo de profesionales, aquellos que están acostumbrados a realizar masajes más profundos y también los que trabajan de una manera más sutil .

Al recibir un neurorelajante lo que se consigue es que la orden de placer que recibe el tejido, vaya directamente al sistema Neurovegetativo y éste al sentirlo da la orden a la musculatura para que se relaje. A medida que la musculatura se va relajando nuestra mente también.

Lomi Lomi Temple Style
El masaje tradicional hawaiiano estilo del templo, era utilizado por los Kahunas en las islas hawaianas para el tránsito de la edad infantil a la edad adulta, se realizaba durante días dentro de un templo y de ahí toma su nombre. Es una de las formas más profundas que existen de masajear el cuerpo y su objetivo es conseguir la armonía total trabajando todos los músculos y facilitando el paso de los fluidos energéticos. La clave de este masaje está en que actúa al mismo tiempo sobre diferentes zonas del cuerpo, y por lo tanto al cerebro le cuesta concentrarse en dos áreas distantes a la vez y automáticamente desconecta y se deja llevar.

​Esta altamente recomendado para aliviar tensiones, eliminar stress, tratar emociones, estimula la circulación venosa y linfática, elastiza los músculos y las articulaciones, trabaja al mismo tiempo los niveles físicos, emocionales y mentales y espirituales del ser humano, logrando una intensa relajación.